Red de acciones urgentes

Cierre de AU: 078/22 | Índice: AMR 51/6140/2022 | Fecha: | Estados Unidos

Acción urgente

Estados Unidos de América: ESTADOS UNIDOS: EJECUTADO UN HOMBRE CON DISCAPACIDAD MENTAL

Benjamin Cole, diagnosticado de esquizofrenia paranoide y daño cerebral, fue ejecutado el 20 de octubre de 2022 en Oklahoma. Después de que la Junta de Indultos y Libertad Condicional rechazara otorgar clemencia, los tribunales estatales y federales declinaron ordenar una vista sobre si Benjamin Cole era apto para ser ejecutado. La ejecución por inyección letal siguió adelante, y la muerte de Benjamin Cole se certificó a las 10:22 de la mañana, hora local.


NO SE REQUIERE NINGUNA OTRA ACCIÓN. MUCHAS GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS QUE ENVIARON LLAMAMIENTOS.
 

Información adicional

El 27 de septiembre de 2022, por cuatro votos contra uno, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Oklahoma rechazó otorgar clemencia a Benjamin Cole, que había sido condenado a muerte en 2004 por el asesinato de su hija de nueve meses. Según la ley de Oklahoma, el gobernador no puede conceder el indulto si la Junta no emite una recomendación para que lo haga. Los abogados de Benjamin Cole acudieron a los tribunales para intentar que se determinara si su cliente era apto para ser ejecutado. En Estados Unidos es inconstitucional ejecutar a una persona que carece de una comprensión racional del motivo y la realidad de su castigo. Esta norma no ha impedido que en el país se ejecute a numerosas personas con graves discapacidades intelectuales y sobre cuya aptitud para ser ejecutadas existían serias dudas. Los tribunales resolvieron que Benjamin Cole también podía ser ejecutado, y concluyeron que sus abogados no habían presentado pruebas suficientes en virtud de la ley estatal para justificar una vista en la que determinar la aptitud de Cole para ser ejecutado.

Tras la ejecución, uno de los abogados dijo: “Benjamin Cole era una persona con una grave enfermedad mental cuya esquizofrenia y cuyo daño cerebral no fueron diagnosticados ni tratados durante muchos años, y finalmente dieron lugar al trágico crimen por el que fue ejecutado. A lo largo de sus años en el corredor de la muerte, Ben se adentró en un mundo de delirio y oscuridad. Aunque le representé durante muchos años, a menudo él no era capaz de interactuar con mis colegas y conmigo de manera significativa. A medida que la salud física de Ben se fue deteriorando junto con su mente, él cada vez se apartó más de la realidad: se negaba a salir de su celda, se movía poco y con dificultad, y rara vez hablaba con nadie. Es inconcebible que el Estado haya negado a Ben una vista para determinar su aptitud mental. Ben carecía de una comprensión racional de por qué Oklahoma le ha arrebatado la vida hoy”.

En lo que va de año se han llevado a cabo 12 ejecuciones en Estados Unidos, cuatro de ellas en Oklahoma. Esto eleva a 1.552 la cifra total de ejecuciones llevadas a cabo en el país desde que la Corte Suprema de Estados Unidos aprobó los nuevos estatutos de pena capital en 1976. Oklahoma ha sido responsable de 118 de estos homicidios autorizados por el Estado, una cifra superada únicamente por su vecino, Texas. Juntos, Texas y Oklahoma son responsables del 45% de todas las ejecuciones llevadas a cabo en Estados Unidos desde 1976, y del 58% de las llevadas a cabo en lo que va de 2022. En la actualidad hay 23 ejecuciones programadas para llevarse a cabo en Oklahoma antes de que termine 2024.